Librería Fábula UN MES CON MOLTALBANO (SALVO MONTALBANO 5)

TIENE EN SU CESTA DE LA COMPRA

0 artículos

en total 0,00 €

UN MES CON MOLTALBANO (SALVO MONTALBANO 5)
Título:
UN MES CON MOLTALBANO (SALVO MONTALBANO 5)
Subtítulo:
Autor:
CAMILLERI, ANDREA
Editorial:
Salamandra, S.A.
Año de edición:
2012
Materia
Narrativa
ISBN:
978-84-9838-473-4
Páginas:
400
Encuadernación:
Rústica
Disponibilidad:
Sin Stock
10,00 €

Sinopsis

Esta quinta entrega de la serie consta de treinta casos que el comisario Montalbano debe resolver, cada uno de los cuales nos revela una faceta diferente de este policía tan peculiar. Su creador, Andrea Camilleri, es uno de los autores más vendidos de Italia. Un mes con Montalbano es una buena muestra del talento de Camilleri y la mejor forma de introducirse en el particular universo de su entrañable héroe, el comisario Salvo Montalbano, quien, desde el pueblo imaginario de Vigàta, en Sicilia, intenta comprender por qué las cosas son como son. Salvo es un hombre de mediana edad, melancólico y algo fatalista, pero sobre todo dotado de amplias facultades de expresión verbal. Soltero, con una novia que vive en Génova y a quien ve muy de vez en cuando, es un lector entusiasta de Sciascia y Bufalino, aprecia la buena cocina siciliana y disfruta de los suculentos platos que le prepara su vieja cocinera. El abanico de delitos que abarca esta aventura es amplio. Premeditados, pasionales, financieros, mafiosos, políticos, y han sido cometidos por todo tipo de sujetos, jóvenes o adultos, hombres o mujeres, ignorantes o cultos. Algunos ocurrieron al inicio de su carrera, cuando Salvo aún creía en el poder de la justicia por encima de todo, otros demuestran que, en ocasiones, la inteligencia humana no es suficiente para comprender los móviles de un crimen. Una fina ironía y, sorprendentemente, una gran capacidad de compasión pueden ser igual de importantes para llegar a la verdad. Enmarcada sin duda en la tradición de la gran narrativa siciliana, la escritura de Camilleri es también un homenaje a Sicilia, a su gente dura, terca, de pocas palabras, pero a la vez apasionada y con un gran amor por su tierra. Ellos son los habitantes de Vigàta y Camilleri los retrata como sólo un siciliano de pura cepa puede hacerlo.