Librería Fábula TEOLOGÍA DE SAN IRENEO. I: COMENTARIO AL LIBRO V DEL ADVERSUS HAERESES

TIENE EN SU CESTA DE LA COMPRA

0 artículos

en total 0,00 €

TEOLOGÍA DE SAN IRENEO. I: COMENTARIO AL LIBRO V DEL ADVERSUS HAERESES
Título:
TEOLOGÍA DE SAN IRENEO. I: COMENTARIO AL LIBRO V DEL ADVERSUS HAERESES
Subtítulo:
Autor:
ORBE, ANTONIO
Editorial:
Biblioteca de Autores Cristianos
Año de edición:
1985
ISBN:
978-84-220-1215-3
Páginas:
704
Encuadernación:
Cartoné
Disponibilidad:
Sin Stock
39,30 € Comprar

Sinopsis

El lector tiene en sus manos la más completa y documentada biografía de San Alfonso de cuantas hasta el presente se han escrito. Por ello, la obra del P. Rey-Mermet es una guía segura para conocer a fondo el tiempo y la vida de este gigante de la historia de la espiritualidad, apóstol incansable, escritor fecundísimo, Patrono de moralistas y confesores, fundador de los Redentoristas y el más eximio Doctor mariano de los tiempos modernos. La BIBLIOTECA DE AUTORES CRISTIANOS y la EDITORIAL EL PERPETUO SOCORRO se complacen en ofrecer el presente volumen a todo el mundo de habla castellana en las proximidades de la celebración del segun-do centenario de la muerte del Santo (1787) y cuando todavía resuena el eco de la conmemoración de los 250 años de la Congregación del Santísimo Redentor por él fundada en el 1732.

La figura egregia de San Alfonso llena todo el siglo xvin. Se le conoce como «el santo del siglo de las luces». Cierto es que, si hubiera que identificar la Ilustración con el anticristianismo de Voltaire, Alfonso habría sido su exacta antítesis. Pero no es así. La Ilustración es propiedad exclusiva de la reducida porción de los enemigos de Cristo. Ante todo, es pro-moción de la razón, de la experiencia, de la libertad, de la persona. Es ampliación del campo del conocimiento. Hay una Europa cristiana de las «luces», cuya aurora se sitúa hacia 1660-1680. Alfonso se hace presente como gran figura, porque está profundamente enraizado en la tradición y porque aporta claridad y calor no sólo a una insignificante elite, sino a las masas populares de la Iglesia universal.

Hoy conservan toda su vigencia las palabras que en 1864 escribía el futuro cardenal Henry Manning: «Doctor del justo medio, su ascendiente sobre los corazones ha sido siempre creciente... Este ascendiente sobre los corazones ha pasado de una nación a otra, de una Iglesia a otra, de una diócesis a otra, de un confesonario a otro; el espíritu de Alfonso y la benignidad de su alma pastoral hacia las almas han penetrado por doquier, han triunfado en todos los países católicos, y hoy, en forma maestra, dominan en toda la extensión de la Iglesia de Dios».